martes, 9 de mayo de 2017

Griegos en el Toledo del Siglo de Oro (y III)

Resultado de imagen de Manusso Theotocópuli
Muerto ya Trechelo, el 22 de Octubre de 1604, Manusso Theotocópuli solicita ante el señor Tomás de Gamarra, alcalde ordinario de Toledo ·por el señor don Alonso de Cárcamo corregidor y justicia mayor en ella y su tierra por su majestad·, que se haga una información sobre las licencias concedidas a Tomás Trechelo para efecto de poder pedir limosna para el rrescate de Gerónimo Tomás y Cebriana su madre que están en poder de turcos.

Manusso Theotocópuli

Como estas licencias no se han usado, al haber fallecido Trechelo, y su albacea por ser viejo e impedido no ha podido ·acudir a la dicha cobranza., el término de ellas se ha pasado, por lo que, previa información, pide que se les conceda una prórroga.

En dicha información juran y firman como testigos Francisco Preboste20, .. que vive en casa de Dominico Theotocópuli•, Jorge Manuel Theotocópuli y el boticario Manuel Sánchez de Mendoza, los cuales afirman haber conocido a Trechelo y haber visto las licencias ·de su santidad y del señor nuncio de España y del Iltmo. de Toledo y del señor Comisario general de la santa Cruzada· que le facultaban para pedir limosna.



Declaran saber que Manusso Theotocópuli es su albacea y conocer su enfermedad e impedimento para el uso de dichas licencias. El 29 de octubre de 1604 Manusso Theotocópuli da un poder a Pedro Sánchez de Mendoza23 para que en su nombre pueda comparecer .. ante su santidad y su Reverendíssimo nuncio de España y ante los señores del consexo supremo de su magestad y del señor comisario General de la santa Cruzada y el Iltmo. de Toledo y les pedir y suplicar se sirvan de prorrogar y alargar por el más tiempo que fuere posible las licencias que [. . .) sacó el dicho Tomás Trechelo para pedir limosna•.

El 7 de abril de 1605 otorga testamento Estacio Icónomo ·natural de la ciudad de Arta en la probincia de Lepanto•, ordena ser enterrado en la iglesia del señor Santiago, se refiere a sus cuentas pendientes con diversas personas de Madrid, Toledo y Zaragoza, declara herederos a sus hijos Teojare, Jorge, Mateo (a la sazón en Roma en el Colegio de San Atanasio), Miguel, Juan y Apóstolo, y nombra albaceas para Toledo a Doménico Theotocópuli y para su tierra a su mujer Crisante.

Actuan de testigos cuatro vecinos de Toledo y Dimitrio Zuqui, que firma el documento, al no poderlo hacer el restante por la gravedad de su estado y no saber escribir en castellano.

Pero la intervención más importante de Doménico Theotocópuli a favor de sus compatriotas tuvo lugar cinco años después de su instalación en Toledo y nada menos que ante el tribunal del Santo Oficio en la causa contra Demetrio Phocás y Michel Rizo Carcandil, griego24. En ella juró "interpretar bien y fielmente lo que [. .. ) passare y lo que el reo en ella dixere y respondiere•, así como guardar secreto so pena de excomunión "late sentencia" de cuanto hubiere visto y oído.

El pintor tuvo la satisfacción de ver premiadas sus molestias de fiel intérprete en las ocho sesiones que duró el juicio25, primero con el nombramiento de un procurador a Carcandil por ser menor de 25 años, y después con la plena absolución de éste y la de su amo Demetrio Phocás. El Santo Oficio de la Inquisición hizo esta vez justicia.

Recordemos brevemente los hechos. Demetrio Phocás era un renegado griego de cierta posición económica que sintiéndose en peligro buscó refugio en Italia dejando a los suyos en prisión. Reconciliado con la Iglesia, el Papa le concedió una bula que le permitía pedir limosna para rescatar a los suyos. Con este motivo y el de peregrinar a Santiago vino a España acompañado de su criado Miguel Rizo Carcandil, un adolescente de diecisiete o dieciocho años que también había sido forzado a renegar y asimismo se reconcilió con la Iglesia en Italia. La mala suerte quiso que Demetrio Phocás tomara a su servicio a un compatriota llamado Nicolao, ladrón y aficionado a la bebida, con el que tuvo un violento enfrentamiento en Toledo en presencia de un médico también griego llamado Antonio Calafina (Calosinás). Por todo ello fue despedido.

En venganza el tal Nicola denunció a la Inquisición a su antiguo amo de criptomahometismo, basándose en que hizo el guadoch diez veces en diferentes parres e tiempo como los turcos se lavan: lavandose pies y manos y otras parres de su cuerpo y las partes vergonzosas y abajaua y al~aua la cabeza como moro y que q(ua)ndo rre~a rre~aua en griego al modo turquesco con manos y postura que los tvrcos vsan·.

Al muchacho le acusó de apóstata y encubridor de herejes, según se desprende del tenor de la acusación del fiscal a Michael Rizo Carcandil, como hereje de impostura de la Santa fe católica y encubridor de herejes por no haber denunciado los lavatorios y rezos de su amo.

El muchacho alegó que su amo se lavaba de esa guisa con vino para curarse .. un mal del cual le salía alg(un)as vezes materia, añadió que jamás le había visto hacer ceremonias de turco y precisó que el autor de aquella calumnia "era un Nicola Griego q(ue) venía con su amo. Esta declaración fue decisiva.

El muchacho conocía el nombre del denunciante, algo que jamás revelaba el Santo Oficio a los encartados, lo que puso en evidencia la falsedad de la acusación. 

Facultad de Filología A303 
Universidad Complutense 
28040 MADRID 

Luis GIL FERNÁNDEZ
http://interclassica.um.es/var/plain/storage/original/application/68193f0cc604a91ab06637dc6206cca4.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...