miércoles, 18 de marzo de 2015

Isabel la Católica en Toledo ( I )

ISABEL LA CATÓLICA EN TOLEDO. 

Las referencias que nos encontramos de la presencia de Isabel la católica en la ciudad de Toledo según la Crónica de Fernando del Pulgar, corresponden en su mayor parte a estancias breves'!, con el objeto de recabar hombres y recursos tanto para la guerra con Portugal y la «Beltraneja» con motivo de la sucesión al trono en Castilla (1475-1479); como para la guerra de Granada (1481-1492). 

Sin embargo, habrá una ocasión en que permanecerá largo tiempo en Toledo, casi un año, desde el 14 de octubre de 1479 hasta el 3 de agosto de 1480, dándose en estos meses importantes acontecimientos para la Historia de España: nacimiento de la infanta doña Juana, ratificación de los acuerdos de paz con Portugal, celebración de las Cortes de Toledo, jura del príncipe don Juan como heredero de Castilla. 

Por el Itinerario de los Reyes Católicos elaborado y publicado por Rumeu de Armas, se comprueba la presencia de Isabel la  Católica en Toledo en seis ocasiones entre 1474 y 149022 ; Y este Itinerario nos servirá por ello de guía cronológica para centrar las noticias que nos proporciona Fernando del Pulgar en su Crónica, acerca de las visitas, estancias y presencia, en definitiva de Isabel la Católica en Toledo. 



2.1. Estancia Primera: Del 10 al 28 de mayo de 1475. 

Del 10 al 28 de mayo de 1475, presencia en solitario de Isabel la Católica en Toledo durante 18 días según nos informa el Itinerario 23 ; con el objeto de reunir hombres con los que acudir en ayuda de don Fernando con motivo de la lucha con Portugal. En este año de 1475 se había iniciado la guerra civil en Castilla, y entre los partidarios de la princesa doña Juana la (,Beltraneja» se encontraba el vehemente y tornadizo arzobispo de Toledo, Alfonso Carrillo, lo cual nos explica la presencia de Isabel la Católica en Toledo. 

La Crónica nos refleja el intento de la Reina para recuperar el apoyo del arzobispo en su Villa de Alcalá de Henares24 , y al fracasar, se dirigió a Toledo con el objeto de asegurar la ciudad para su causa y obtener ayuda para la guerra. El tenor de la Crónica es el siguiente:

 «Entretanto que el Rey proveya en estas cosas, la rey na, según avernos dicho, pasó a la cibdad de Toledo, donde fue muy bien recebida; e estovo allí algunos días, proveyendo en las cosas necesarias a la guarda de aquella cibdad, e de las cibdades del Andalucía. e de Extremadura, e de todas aquellas partes. Esto fecho, dio sus poderes bastantes al conde de Paredes, don Rodrigo Manrique, que se llamava maestre de Santiago, para poner guarda en todas las cibdades e villas de aquel reyno de Toledo, e de sus comarcas, e para hacer la guerra a los deseruidores. E tomo consigo a don Juan de Silva, conde de Cifuentes, e a otros cavalleros de aquella cibdad, con la más gente de cavallo que pudo sacar qella, e vinose a juntar con el Rey en Valladolid».

Este texto nos pone de manifiesto el apoyo de Toledo a la Reina Isabel en la guerra de sucesión.

2.2. Estancia Segunda: Del 28 de enero al 26 de febrero de 1477. 

Del 28 de enero al 26 de febrero de 1477, es decir, treinta días según el ltinerario ; si bien en esta ocasión estuvieron presentes los Reyes Católicos. La Crónica nos refiere cómo de camino hacia Extremadura con motivo de la guerra con Portugal se detuvieron en Toledo, con el objeto de fundar el Monasterio de San Juan de los Reyes en agradecimiento por la victoria de Toro obtenida en 1476 La Crónica nos dice literalmente: 

«En especial fundó un monasterio de frayles de la orden de San Francisco, cerca de dos puertas de la cibdad. que se llama la una la puerta de Sant Martín e la otra la puerta del Canbrón. E mercó por seys florines de oro las casas que estavan en aquel sitio, las quales fizo derribar porque oviese lugar donde se fiziese el circuyto e la fábrica del monasterio; el qual fizo hedificar con grandes suntos y gastos, a la exaltación de Sant Juan, para memoria del rey don Juan su padre, el cual se l1ama oy Sant Juan de los Reyes.

Conplidas aquellas devociones e obras que la Reyna avía prometido dehacer, luego partieron de Toledo, e vinieron a la villa de Madrid, donde ovieron nuevas que las gentes de Portogal, por las partes de Badajoz y Cibdab Rodrigo, entravan a facer guerra en Castilla».

El monasterio franciscano de San Juan de los Reyes fue fundado en este año de 1477 por los Reyes Católicos para conmemorar el triunfo en la batalla de Toro (1476) sobre las tropas portuguesas de Alfonso V que defendía los derechos al trono de Juana la «Beltraneja», Hacia 1485 debía estar muy avanzada su construcción, dado que en este año, según nos refiere Fernando del Pulgar, también se colocaron los grilletes y cadenas de los cautivos liberados en Andalucía, que fueron enviadas desde Córdoba a Toledo por los Reyes Católicos.

El tenor de la Crónica es el que sigue: enviaron al «monesterio de Sant Juan de los Reyes, que fundaron en la ciudad de Toledo, todos los fierros de los cautivos cristianos que redimieron en tierra de moros, los quales están en aquel monasterio fasta el presente día»", e indudablemente, añadimos nosotros, allí continúan. 2.3. 

Estancia Tercera: Del 14 de octubre de 1479 al 3 de agosto de 1480.

 La presencia de Isabel la Católica en Toledo, según nos informa el Itinerario elaborado por Rumeu de Armas tuvo lugar por tercera vez desde el 14 de octubre de 1479, fecha de la llegada a la Ciudad de la Reina, hasta el día 3 de agosto de 1480, momento en el que los Reyes Católicos abandonaron juntos Toledo para dirigirse a Medina del Campo.

 Los acontecimientos que se sucedieron en Toledo durante cerca de diez meses, según dicho Itinerario, nos sirven para contrastarlos con las noticias que nos refiere Fernando del Pulgar en su Crónica.

Estos acontecimientos fueron los siguientes:

1) 6 de noviembre de 1479, nacimiento en Toledo de la infanta doña Juana, posteriormente Reina de Castilla

2) Mediados del mes de enero de 1480, día 14 de enero, se inician las Cortes de Toledo

3) 6 de febrero de 1480, el príncipe don Juan es jurado como heredero de la Corona de Castilla por las Cortes".

4) 6 de marzo de 1480, los Reyes Católicos ratifican conjuntamente los tratados de paz con Portugal negociados el año anterior

5) 28 de mayo de 1480, las Cortes de Toledo son clausuradas, dándose a la publicidad el Ordenamiento de estas Cortes

El cronista que mejor nos ha descrito los acontecimientos que se sucedieron en la ciudad de Toledo en estas fecha ha sido, sin Jugar a dudas, Fernando del Pulgar, por su condición de toledano y de cronista oficial de los Reyes Católicos

Los sucesos más destacados fueron, por un lado, el nacimiento de la infanta doña Juana, nuestra infortunada Juana "la Loca"; y por otro la convocatoria y celebración de las importantísimas Cortes de Toledo de 1480.

 Los motivos que llevaron a los Reyes Católicos a la convocatoria de las Cortes de Castilla en la ciudad de Toledo en el año de 1480, una vez finalizada la guerra de sucesión con la princesa doña Juana y con el rey de Portugal, Alfonso V, resolviendo no sólo el pleito sucesorio sino también los problemas de navegación entre Castilla y Portugal, obedecieron a dos fines muy concretos:

En primer lugar, la necesidad fruto de la costumbre inmemorial de jurar y reconocer como heredero del trono al hijo varón de los Reyes Católicos, el príncipe don Juan" por parte de los procuradores castellanos, dándoles ocasión de prestar el obligado juramento de fidelidad en nombre de sus ciudades y del Reino; y en segundo lugar, la no menos imperiosa necesidad de proceder a reorganizar el Reino, tanto en el aspecto institucional como en el económico y social, tras las vicisitudes del reinado de Enrique IV y de una guerra civil de tres años de duración".

A continuación vamos a seguir por orden cronológico los capítulos de la Crónica de Fernando del Pulgar: Vol. 1, Cap. 111, Cap. 115 Y Cap. 116, que nos informan de los sucesos que tuvieron lugar en Toledo durante estos meses. 

En el Vol. I, Cap. 111, pp. 401 Y siguientes, titulado: «Cómo la Reyna concluyó la paz con el rey de Portugal", nos pone de manifiesto como, tras concluir las negociaciones de paz con el Rey de Portugal, desde Extremadura, Isabel la Católica se dirigió a la ciudad de Toledo: «... E esto fecho, partió de aquella tierra de Extremadura para la cibdat de Toledo»"; ciudad a la que acudió para solicitar su perdón el marqués de Villena, obteniéndolo de la Reina; y a continuación, la Crónica añade: «estando en la cibdat de Toledo, parió la Reyna a la ynfante doña Juana en el mes de noviembre deste año de mili e quatrcientos e setenta e nueve años»'", sin precisar ningún otro dato al respecto. 

La exposición de Fernando del Pulgar, relativa a las Cortes de Toledo de 1480, aparece recogida en el Vol. I, Cap. 115, pp. 415 a 428, capítulo titulado: «De las cosas que pasaron en el año siguiente de mil e quatrcientos e ochenta años: Primeramente de las Cortes que se ficieron en Toledo», en donde de forma extensa nos refiere cómo fue la convocatoria, celebración, asistentes y acuerdos que se tomaron en dichas Cortes de Toledo, destacando por su importancia las medidas económicas destinadas a reestablecer el Patrimonio y rentas reales, medidas que entre otros afectaron, como ya sabemos, al propio Fernando del Pulgar. 

La Crónica nos habla de «restituyr el patrimonio real, que estava todo enagenado» y como la Reina escuchó a los procuradores que argumentaban diciendo «no lo haziendo así, de negesario les era yuponer otros nuevos tributos»".

Estas y otras medidas muy importantes se tomaron, tales como la reorganización del Consejo Real de Castilla en cinco salas, persecución de malhechores, presencia de corregidores en todas las ciudades ... , finalizando la exposición con estas palabras sobre sus acuerdos y «fizieron en aquellas Cortes leyes e ordenanzas necesarias a la buena gobernación del reyno y execución de la Justicia»". 

En estas Cortes se reformaron las instituciones político-administrativas del Reino de Castilla, sentándose las bases no sólo de la monarquía de los Reyes Católicos, sino de la monarquía de la casa de Austria en los s. XVI-XVII. En el Vol. 1, Cap. 116 titulado «Cómo fue jurado el príncipe don Juan por Rey de Castilla, después de los días de la Reyna», pp. 425 Y siguientes, se recoge este acontecimiento de enorme trascendencia que fue precisamente el otro motivo de la convocatoria de las Cortes de Toledo de 1480: la jura del príncipe don Juan por las Cortes de Toledo como heredero de León y Castilla. El cronista nos refiere que fue «un día del mes de abril ( ... ) estando todos en la Iglesia de Santa María, delante del altar mayor, juraron sobre un libro misal ( ... )>>. 



En este mismo capítulo se refiere también cómo fueron entregados en la catedral, según antigua costumbre, al Maestre de Santiago, los pendones de la Orden". La narración de lo ocurrido en Toledo durante la celebración de las Cortes y estancia de los Reyes Católicos en el año 1480, nos interesa además con relación a los lugares donde se desarrollaron estos acontecimientos. 

En cuanto al lugar en donde se celebraron las Cortes de Toledo, Fernando del Pulgar nos dice: «En aquellas Cortes de Toledo en el palacio real donde posaban, había cinco consejos en cinco apartamientos»". Para Luis Suárez Fernández, el lugar en donde se celebraron las Cortes fue la Iglesia de San Pedro Mártir47 ; por su parte, Eloy Benito Ruano da como probable la mansión de los López de Ayala que luego sería la Casa del Conde de Cifuentes, en donde nos dice que se debieron celebrar tanto las sesiones de las Cortes como los trabajos del Consejo Real de Castilla'". 

Con relación a la jura del príncipe don Juan, otro de los grandes acontecimientos que tuvieron lugar en Toledo como ya sabemos, Fernando del Pulgar nos informa con estas palabras: «estando todos en la Iglesia de Santa María delante del altar mayoD>49, aludiendo con estas palabras a la Catedral toledana; y por otra parte, al narrar la entrega solemne al Maestre de Santiago, Alonso de Cárdenas, de los pendones de dicha Orden de Santiago, nos dice el cronista: «e mandaron celebrar en la Iglesia mayor una solemne misa»50, referencias que también nos inducen a pensar en la Catedral. 

Por lo tanto, Fernando del Pulgar, al hacer referencia a la estancia de los Reyes Católicos en Toledo y a los actos que tuvieron lugar en dicha ciudad nos habla de varios lugares: el «palacio», la <<Iglesia de Santa María» o la «Iglesia Mayor», lo cual nos hace suponer una distribución en distintos sitios de las actividades desarrolladas con motivo de la celebración de las Cortes de Castilla en Toledo, según se tratara de sesiones de trabajo ordinario, en cuyo caso tendrían lugar en el «palacio», probablemente la casa de los López de Ayala; o de actos solemnes, como la jura del príncipe don Juan, en cuyo caso tendría lugar en la Catedral. 

Desde el 28 de mayo de 148051 , en que son clausuradas las Cortes de Castilla y el 3 de agosto de 1480", fecha en que los Reyes Católicos abandonarán Toledo para dirigirse a Medina del Campo, sería meses de vida familiar y doméstica en Toledo, dado que no hay noticias en la Crónica. 2.4. 

MARÍA VALENTINA GÓMEZ MAMPASO 
Fuente: http://www.realacademiatoledo.es/files/toletum/0050/02.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...