sábado, 17 de mayo de 2014

La Fuente Grande de Ocaña



Vista general de la Fuente Grande

La Fuente Grande de Ocaña fue declarada Monumento Nacional el 23 de septiembre de 1976. Se trata de un hermoso ejemplar de la arquitectura renacentista y más exactamente de estilo herreriano. Puede ser denominada como "El Monumento al Agua".

Historia

Esta obra de beneficio público se comenzó el año 1573 y se finalizó el año 1578. Su proyecto se atribuye a Juan de Herrera y aunque no se halle documento que lo pruebe, todo hace creer que es un diseño del afamado arquitecto de Felipe II.

Si analizamos la edificación lograremos ver que muchos de los componentes son análogos a los empleados, tanto en el Monasterio de El Escorial como en el Palacio Real de Aranjuez, más aún si conocemos que por aquellos momentos dicho arquitecto se ocupaba en la edificación de este último. Sus artífices fueron dos ocañenses: Don Blas Hernández y Don Francisco Sánchez, empleándose en la construcción canteros de esta localidad, al igual que del tallado y cincelado de las piedras incluidos los escudos nobiliarios de la Villa que fueron elaborados por Don Alonso de la Carrera. 


En 17841829 padeció la fuente dos considerables inundaciones que la provocaron muchos desperfectos, subsanados con bienes del Municipio y pidiéndose para ello dinero al censo mediante impuestos.

El 18 de octubre de 1870 el Regidor del Ayuntamiento y Ayudante de Ingeniero, Don Martín Caballero y Cabello, entregó un proyecto que fue admitido y realizado, para proveer a esta fuente de diez caños y cerrar los dos primitivos, cuya obra concluyó el 18 de diciembre del mismo año, ascendiendo su coste a 15.300 reales.

Características[editar]

De configuración rectangular, se halla distribuida en dos zonas: la fuente propiamente dicha y los lavaderos.

Fuente

Lavaderos de la Fuente Grande

Su frente principal (62 x 55 metros) lo constituye una amplia galería de piedra cubierta, austera y refinada ornamentada por 20 pilastras deorden toscano de sillería, que conforman otros tantos arcos adintelados. En los límites de la fachada logramos ver sendos escudos nobiliarios de la Villa también en piedra. Antiguamente el agua brotaba por sus diez caños que rebosan a un pilón de sillería separado en compartimentos que se explotaron como abrevaderos. Las paredes interiores son de ladrillo como los arcos y bóvedas que techan la galería y por la que manan en dos tarjeas las aguas que proceden de ambos lados del valle. Se da entrada a dicha fuente por una rampa al Oeste y a través de una amplia escalera de sillería de dos tiros al Sur. A pocos metros de la fuente y bajo el interior de la tierra, emerge una mina de agua que es canalizada a lo largo de un túnel de ladrillo de más de 274 metros de largo por 2 metros de alto y 1,22 metros de ancho. Los mecanismos para subir el agua a la población fueron instalados en 1888, componiéndose de diez motores con una potencia total de 175 caballos. El agua que mana de esta mina tiene una dureza de 47°.

Lavaderos

Estos están divididos de la fuente por una robusta muralla, teniendo su acceso por una escalera de sillería de dos tiros. Este patio enlosado de configuración rectangular tiene dos amplios pilones de sillería semejantes y paralelos, ejerciendo en su época de lavaderos públicos y pudiendo hacer uso del mismo unas trescientas mujeres. En 1576 la fuente contaba sólo con dos caños, pero tan rebosantes y cuantiosos que podían suministrar a más de 3.000 vecinos -que era el censo de aquel tiempo-, así como a más de 200 molinos de aceite existentes en la Villa.

LAS GALERÍAS SUBTERRÁNEAS

Ésta parte es, sin duda alguna, la más extensa e importante del conjunto. Existen dos tipos de galerías: las de captación y las de conducción. En las de captación se filtraba el agua del suelo y se llevaba a una acequia común para ser tratada y dirigida hacia la fuente. En las de conducción había un conjunto de habitaciones donde se decantaban los residuos del agua y se mejoraba la calidad de la misma mediante diferentes procesos. Al terminar este proceso las galerías de conducción llevaban el agua por un pasillo subterráneo completamente recto de unos 150-200 m. de longitud hasta la fuente.

En total los túneles miden 400 metros y se extienden por toda la mitad norte del valle. Su fecha de construcción, sin duda, no data de la época de Herrera y se remonta hasta las épocas de Hispania y la dominación árabe de la península, existiendo en los subterráneos elementos arquitectónicos romanos, árabes y tras la remodelación que se llevó a cabo cuando se construyó la fuente, renacentistas.

Pero tras esta construcción hay algo muy importante que jugó un papel decisivo para llevar a cabo la fuente allí: el AGUA. ¿De dónde sale?, ¿por qué se infiltra justo ahí y no en otra parte?. Al llover, el agua se filtra en la tierra y va mojando poco a poco las diversas capas arcillosas hasta llegar al estrato de caliza. Éste es impermeable y al llegar a esta capa el agua forma un depósito. En esta capa están excavados los túneles y así el agua en vez de quedarse en la capa impermeable sigue el curso de los túneles hacia el exterior. No sólo el agua sale del valle sino que las mesetas que lo rodean vierten sus aguas allí originando un depósito de las aguas en los alrededores.

La fuente además de todo esto encierra también muchas leyendas, curiosidades e historias en torno a ella:

Aunque las aguas vengan del mismo sitio hay dos tipos de agua: la de los animales y la de las personas pues la de la gente está más limpia de residuos. Por ello el agua brotaba por dos caños: el derecho para las personas y el izquierdo para los animales.



Los abrevaderos están separados: uno para los caballos y otro para los demás animales debido a que los caballos no beben de agua que haya sido manipulada o utilizada por otro animal.
Los niños eran los encargados de bajar todas las mañanas a por el agua y de vigilar la ropa de sus madres en los lavaderos mientras que ellas la tendían.

Las mujeres debían llevar cada una su tabla de lavar porque al frotar directamente con la caliza ésta se desgasta.

Para construir los túneles completamente rectos utilizaban cuerdas: colgabas una cuerda y seguías cavando y al colgar la siguiente cuerda no podías ver las que estaban detrás de ella.

Los subterráneos albergan una habitación en la que si susurras en una esquina se oye en la otra amplificado.

Una vidente llamada Lucrecia de León predijo que muchos pueblos iban a invadir la península pero se salvarían Toledo y la cueva de Sopeña en la que se esconderían 100 soldados que más tarde saldrían y reconquistarían todo. Se cree que la cueva de Sopeña podían ser los subterráneos de la Fuente Grande.

Hay una galería muy estrecha por la que se accede a una habitación con suelo de madera y bancos perfectamente acondicionados para que pudiera vivir alguien allí.

Hubo una mujer que fue calificada de hereje por la Inquisición y fue desterrada de Castilla pero se cree que nunca se marchó sino que se escondió en los túneles y su fantasma vestido de negro merodea por allí.


http://ecoescuelasercilla.blogspot.com.es/2012/04/la-fuente-grande_12.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...