lunes, 22 de enero de 2018

Ruiz de Luna y la Capilla del Cristo del Mar o de San Francisco de la Colegial

Retablo de Ruiz de Luna para la capilla del Cristo del Mar. E la esquina la estatua orante del fundador de la capilla

Ya hemos visto las capillas de la Colegial de su lado norte. En este mismo lado del evangelio junto a la puerta norte, la llamada de los Apóstoles, la Capilla de San Francisco que también se llamó de San Jerónimo y que desde 1943 se conoce como la Capilla del Cristo del Mar.

Imagen probablemente de finales del siglo XV que se halla enmarcada por un magnífico retablo de cerámica ejecutado y donado por Ruiz de Luna.

Acoge también una escultura orante del clérigo Francisco Méndez de Arellano, fundador de la capilla en 1529. Dejó rentas para decir misa a cincuenta pobres y después darles una limosna de un duro a cada uno. 

También dejó fondos para que todos los días del año se diera de comer a los indigentes encarcelados, para sacar de la cárcel a los pobres con deudas, y con el fin de rescatar cautivos naturales de Talavera.Estatua orante de Francisco Méndez-Arellano

Aunque no fueron suficientes, dejó más fondos para la creación de tres cátedras en Talavera. Se sepultó a mediados del siglo XVI en esta capilla a su familiar Francisco Ramírez de Arellano que fue camarero del papa Paulo III y trajo de Roma varias reliquias, entre las que Francisco de Soto destaca una espina de Cristo que todavía se conserva y una canilla de San Blas.



Después pasó a ser capilla propiedad de D. Rodrigo Albornoz, tío del Cardenal talaverano D. Gil de Albornoz, fundador del colegio de Bolonia y que está enterrado en el sarcófago de yeso que hay en la Iglesia de las Monjas Bernardas en el lado del Evangelio.

Cuando se extinguió el patronato de esta familia dio el Calbildo la Capilla a D. Diego Montero de Espinosa, vecino y corregidor de Talavera.Santas Justa y Rufina, patronas de los alfareros

Pero la capilla de San Francisco tiene actualmente otro nombre la del Cristo del Mar, con una curiosa historia relacionada con la religiosidad de Juan Ruiz de Luna.

Nuestro gran ceramista no sólo era un gran artista, sino un gran empresario que supo vender su obra por todo el mundo. 

Entre otras iniciativas comerciales quiso extender su cerámica por América y por ello envió allí a dos de sus hijos en 1934 para difundirla mediante una exposición en Buenos Aires. 

Entonces, los viajes trasatlánticos se hacían por mar y don Juan tenía el lógico temor de que les sucediera algo a sus hijos Juan y Salvador, por lo que entraba a diario a rezar ante a una imagen de Cristo crucificado solitaria que se hallaba junto a la puerta norte del templo y que a él le provocaba una especial devoción. 

Durante dos meses se estuvo arrodillando en el reclinatorio que estaba delante del crucifijo hasta que volvieron sus hijos y prometió hacer una gran obra para agradecer que volvieran sanos y salvos de su periplo marítimo.Detalle de la reja dela capilla del Cristo del Mar

La Guerra Civil retrasó el cumplimiento de su promesa, pues incluso estuvo la Colegial llena de material bélico durante aquellos azarosos años. Cuando volvió a entrar no vio el crucifijo y pensó si no habría sido destruido, pero afortunadamente se encontraba en la parroquia de Santa Leocadia, entonces en la iglesia de San Francisco.

Más tarde restauraría Ruiz de Luna una imagen de San Francisco que había en la capilla para sustituir al Cristo que se iba a traer de dicha iglesia.

Se decidió a comenzar su empresa pidiendo permiso al arcipreste y al obispo. El 3 de mayo de 1942 comenzaron las obras, y primero se limpió la capilla vendiéndose un viejo retablo que tenía a la iglesia de San Martín de Pusa.

Ruiz de Luna estaba entonces enfermo e incluso sufrió una intervención quirúrgica pero el panel de azulejos para esa misma capilla que representaba a las Santas Justa y Rufina quedaron terminados en septiembre de 1942 y fue inaugurado con la presencia del arzobispo Pla y Daniel que bendijo la capilla.



Éstas fueron las palabras de nuestro ilustre paisano como ofrenda de su obra, en la que participaron sus tres hijos.

Ofrenda.Excmº. Señor.

Mis 70 años en los 79 que llevo vividos son remunerados con exceso en este acto en que V.E. bendecirá esta obra mía que también lo es de mis hijos, labor lograda con perseverancia y amoroso

obstinación. Hoy Excmº Señor hago entrega de ella, sintiendo que mi posición económica no me permita dejarla dotada como era costumbre en la antigua Nobleza.

Los elementos que constituyen el decorado de esta Capilla están hechos con modesta arcilla, materia avalorada por el fuego y nuestra fe Cristiana. “Cristo del Mar” le he titulado, advocación que espera de V.E. ser refrendada, en atención a mi estado de ánimo cuando hice la promesa y en honor, sobre todo, a que esta Sagrada Imagen ha hecho resurgir en los corazones talaveranos su proverbial piedad para allegar fondos y realizar las obras de restauración de nuestra querida Colegial.

A continuación de este acto de bendición de la Capilla el señor Arzobispo hizo el acto de desagravio por los destrozos de la Iglesia terminando con una exhortación a los fieles para que llegasen fondos para la restauración de este hermoso templo, cuyo resultado fue reunir unas ochenta mil pesetas como inicial de suscripción, cuyas obras dieron comienzo el 26 de Abril de 1943.Retablo de Ruiz de Luna para la capilla del Cristo del Mar. E la esquina la estatua orante del fundador de la capilla

En julio de 1943, en un acto familiar en el que se bautizó a una de sus nietas y cuando ya Ruiz de Luna contaba 80 años, fue inaugurada la capilla con toda su obra cerámica instalada.

El retablo es copia en cerámica de la de la madre del obispo García de Loaysa en alabastro que se conserva en la iglesia del antiguo convento de Santo Domingo.

Esta es la descripción de la capilla que hace el propio Juan Ruiz de Luna y que me ha llegado de un fragmento de sus memorias inéditas:

Es de planta cuadrilonga de 4 metros 50 cms. Por 5,60 y altura de techo 7,50.

Se le hizo un zócalo de azulejos en tableros o fondos de dibujo repetido, espaciados por pilastras de composición, todo ello enmarcado con mampuestos de rasilla imitando piedra berroqueña del país, esmeradamente imitada, como así también el cornisamento general y las aristas que dividen en cuatro pañoletas la bóveda del techo, que se reúnen en un florón o pendolón con cartel heráldica, pero sin armas. Los fondos de estas pañoletas como las de las paredes están blanqueados.



Este Retablo de cerámica policromada de gusto Plateresco de 6,50 metros de alto, está coronado con un medallón con Virgen tenante por dos ángeles, de puro estilo Luca della Robbia, como así también las columnas y cornisamentos, que constituyeron el Retablo que estuvo expuesto en el pabellón de Castilla la Nueva de la Exposición Hispano Americana celebrada en Sevilla el año 1929-1930 que fue galardonado con el Gran Premio.

Conjunto que complementan una magnífica mesa de altar, con relieves de cerámica policromada y fondo con tres medallones en forma de Camafeos, con un barco en el centro como alegoría al Santísimo Cristo y de los dos restantes, San Francisco de Asís y San Antonio de Pádua, muy de la devoción del donante. 

Como detalle original y de gran acierto artístico es de notar el fondo sobre el que se destaca el Santo Cristo, de azulejos de reflejo metálico que dan al cuadro un efecto asombroso.Retablo de Ruiz de Luna del Cristo del Mar en la Colegial. Foto del Libro del VIII centenario de la Colegiata Mayor de Santa María

En la meseta o Credencia del Evangelio está la escultura orante de alabastro del canónigo D. Francisco Méndez Arellano, ya descrito y la de al lado de la Epístola está completamente hueca, dispuesta

para levantar la solería de ella, para que cuando haya pasado el tiempo reglamentario y las leyes de Sanidad y la Autoridad Eclesiástica lo autorizase, sea trasladados en un cajoncito los restos del donante para estar al lado de su Santísimo Cristo del Mar que es su venerable deseo.

http://lamejortierradecastilla.com/ruiz-de-luna-y-la-capilla-del-cristo-del-mar-o-de-san-francisco-de-la-colegial/

domingo, 21 de enero de 2018

Via 29 del Itinerario de Antonino ( Laminium - Titulciam )

En la ruta 29 (Itin. Ant. 444, 3- 446-1) las mansiones son las siguientes:

Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta, m.p. cccclviii:

...Laminium
Alces m.p. xl
Vico Cuminario xxiiii
Titultiam m.p. xviii…

Como las millas que marca el itinerario (40 + 24 + 18)= 82 millas, aproximadamente 121 Km, no cubren ni la distancia a vuelo de pájaro (172 Km) hay que suponer la falta de una mansión, que podría explicarse por homeoteuleton o salto de línea.

1. LAMINIUM- MANSIO IGNOTA EN ALCÁZAR DE SAN JUAN

Saldría la vía de Laminium- Alhambra por el N. siguiendo el Cordel de ganados y Camino de Tomelloso separándose de la carretera, por el O de La Calera y de la Casa de la Ventilla. Allí la vía está todavía bien reconocible. 

Por Argamasilla de Alba y el Camino de Alcázar de San Juan a Argamasilla de Alba, atravesaría el canal del Guadiana junto a Alameda de Cervera y más o menos con la carretera actual hasta Alcázar de San Juan. El camino está perdido por estar ocupado en gran parte por el canal.



En Alcázar de San Juan, en donde hay un importante yacimiento romano, se cumplen las 40 millas y allí habría una mansión de nombre desconocido.

La carretera a la salida de Alhambra, tiene una llamativa cuneta, que recuerda a las romanas 




La vía romana, lindero entre parcelas, al O de la Calera y la Casa de la Ventilla


El agger de la vía cubierto de piedras procedentes de las parcelas de los lados, al O de la Calera y la Casa de la Ventilla

2. MANSIO IGNOTA- (AD) ALCES

De Alcázar saldría por el NO, en dirección a la laguna de Tirez y a Tembleque. 
En la laguna de Tirez hay un gran yacimiento romano y el camino lleva el esclarecedor topónimo de Camino de la Plata asociado siempre a vía romanas. Luego seguiría por el Camino de Huerta a Tembleque. (Ad) Alces estaría al S. de Huerta de Valdecarábanos en un pequeño yacimiento romano junto al gran yacimiento carpetano de La Atalaya. Se trataría de una pequeña mutatio o venta. Allí se cumplirían también las 40 millas. De allí mismo sale hacia el S. el Camino de Andalucía que por Turleque llegaría a Consabura- Consuegra.

3. (AD) ALCES- VICO CUMINARIO

De Huerta, por Yepes, Ciruelos y el paso del Tajo por el Puente de la Alhóndiga y Borox, llegaríamos con 24 millas justas a Vico Cuminario- Esquivias. 

Desde (Ad) Alces por Huerta de Valdecarábanos y Yepes, la vía sigue a Ciruelos, en dónde hay un gran yacimiento carpetano. 

La vía está ampliamente documentada en época moderna, pues era el paso más corriente a Andalucía y Murcia. Así lo atestigua la Contestación de Ciruelos a las preguntas 55 y 44 de las Relaciones de Felipe II:

“A los 44 capítulos dijeron que como tienen dicho en el capítulo antes de este, que en este lugar hay un alcalde ordinario, y un alguacil, y dos regidores, y un escribano, y que el aprovechamiento que los susodichos tienen que el año que les caben los oficios les dan harto trabajo, y estorbo, y pérdida de sus haciendas, y afrentados, y maltratados de todas las compañias que pasan por este pueblo, y por los oficiales de las compañias dichas que muy continuamente pasan por este pueblo, por estar al paso del puente de la Alhondiga...”; “Este pueblo es pasajero a la corte e a Valladolid y a la Mancha... “. VIÑAS y PAZ, 1951: t. 1, p. 141 y 152.



El Puente de la Alhóndiga estaba junto a un lugar documentado como alquería de Alfondega ya en 1184, en un deslinde entre las alquerías de Dar-el-Chabel y Alameda, que tiene un nombre que viene del árabe fúnduq, “posada o fonda donde se alojan los mercaderes”. 

A mediados del s. XVI había allí una venta y junto a ella “una puente de madera, por do pasa la gente y ganados, para de madera es cosa principal, la cual es de Su Magestad y el sustento della es libre de pontage y portadgo y todo pecho.” (VIÑAS y PAZ, 1951: t. 1, 137, contestación de Borox, respuesta 22.) A este puente de Alhóndiga se refieren también Ocaña y Añover de Tajo en sus respuestas a las Relaciones. 

Un documento de repartimiento para pagar su reparación, a mediados del s. XVI, nos dibuja su área de influencia. La localidad más lejana -a 65 Km- que tiene que pagar el puente es Villanueva del Pardillo, por la que pasa la Carrera Toledana de 1248 (la vía 25 del IA) y el camino de Segovia al puente de la Alhóndiga de Hernando Colón en 1520: (COLÓN, 1988: 789- 790):

“... sotos albos es lugar de 90 vecinos... y hasta ocaña ques en el reyno de toledo ay XXVII leguas y vase por son sotos e por junto con pellegeros e por santyllan e por la venta de don gotierra e por galapagar e por el pardillo e por la veguilla e por mostoles e por torrejon de velasco e por desquivias e por la barca de alhondiga...”)

Desde la Barca Requena y por el Camino de Aranjuez se llega a Borox 

Dice la contestación de Borox a las Relaciones de Felipe II, respuesta 56: 

“Esta villa es pasajera, tiene dos caminos reales, que hacen una cruz por la plaza de ella, el uno que viene del reino de Valencia y Murcia y Cartagena y Mancha y va a parar a la Corte de Su Magestad y a Castilla la Vieja; y el otro viene de los reinos de Aragón y Navarra y Cataluña y Soria y otras muchas partes, y va a Toledo y a otras muchas partes.” El Camino de los Pozos sale muy encajado (Calle del Infierno) de Borox y después de 4 Km. se llegaría a Esquivias, en dónde estaría Vico Cuminario.


SÁNCHEZ SÁNCHEZ, J., 2015: ¿Existe el lugar de la Mancha? O la imposibilidad del método científico para identificar la patria de Don Quijote. Cuestiones geográficas y metodológicas, Punto Rojo Libros, p. 67

4. VICO CUMINARIO. TITULCIAM

Saliendo de Esquivias hacia el NO, por el camino de la Estación, la vía pasaría junto a Yeles, por Casarrubuelos y Cubas y el O de Griñón, en donde se cogería el Cordel Toledano hasta Móstoles en donde se cumplen bien las 18 millas.



En Yeles está el gran yacimiento carpetano de Egele (Cerro de Almedia o de Las Canteras), por Cubas de la Sagra, con un enorme yacimiento romano y tardorromano y por Griñón, en dónde también se ha excavado una necrópolis visigoda. 

Desde Griñón por el E de Moraleja y la Carrera Segoviana de documentos del s. XVI se llegaría a Móstoles, en donde estaría Titulciam.

Ocultamiento tardorromano (s. V d.C) del yacimiento de Cubas de la Sagra 

(foto http://aliciaperris.blogspot.com.es/2015/10/el-museo-arqueologico-regional-muestra.html)

Entre Casarrubuelos y Las Charcas de Moraleja la vía sigue una línea recta de casi 10 Km. de longitud, que es la alineación derecha más larga de los caminos antiguos de la zona. 


La entrada en Móstoles, posible Titulcia, se realiza por el Camino de Humanes, al borde del cual se encuentra la necrópolis romana de la Calle Gerona.

http://caminosromanosdehispania.blogspot.com.es/2016/11/la-via-29-del-itinerario-de-antonino.html

viernes, 19 de enero de 2018

Los señoríos nobiliarios: Orgaz. Maqueda. Montalbán y Fuensalida

Resultado de imagen de señoríos nobiliarios
Además de los señorios que la Iglesia toledana y las órdenes militares crearon en los límites de la Tierra, nos encontramos con una serie de linajes nobiliarios que consiguieron asimismo establecer su jurisdicción sobre villas y lugares que en un primer momento habian pertenecido a la Ciudad.

Frente a los estados señoriales de las instituciones ya mencionadas, los de la nobleza son de establecimiento tardío, creándose y tbajo la dinastia Trastámara 

Los señoríos laicostoledanosformados desde el reinado de Enrique II hasta el de los Reyes Católicos son catorce: Barcience, Casarrubios, Caudilla, CediDo, Cuerva, Fuensalida, Higares, Maqueda, Montalbán, Noez, Orgaz-Santa Olalla, Seseña, Torre de Estebán Hambrán y Villaluenga Villaseca.

No vamos a detenemos-a quíen su estudio, que en su día Salvador de Moxó afrontó satisfactoriamente; no obstante,hemos da señalar que diez de- ellos estaban formados por una o dos aldeas de relevancia secundaria, mientras que los cuatro restantes -los de Fuensalida, Maqueda, Montalban y Orgaz y Santa Olalla, constituian grandes conjuntos  urbanos

El señorío de Orgaz-Santa Olalla, creado en 1371, estaba formado porlas villas de Orgaz y Santa Olaila,- éstaúltima con sus aldeas de Carnches, Domingo Pére4 Erustes, Lanchete, La Mata, El Otero, Techada y Valverde, con una extensión total de 23.866 hectáreas si Orgaz pertenecía en un primer momento a la jurisdicción de la Ciudad, Santa Olalla y sus aldeas constituían, como ya se ha visto al- estudiar la. repoblación del área del Tajo, una entidad autónoma, en ningún momento dependiente de Toledo. 



Un caso similar es el de Maqueda, que, con Torrijos y las aldeas de Alcabón, Carmena,. Quismondo Gerindote, Santa Cruz de Retamar, Val de Santo Domingo y San Silvestre, con una extensión total de 37.000 ha., pasó a manos del linaje Cárdenas ya bajo el reinado de los-Reyes Católicos. 

Resultado de imagen de señorío nobiliario orgazEl señorío de Montalbán tampoco parece haber pertenecido en ningún momento a la jurisdicción urbana; en un privilegio de Alfonso VIII se exigía a todas las villas y lugares del “término” de Toledo prestar facender a la Ciudad y se exceptuaba de tal obligación, entre otras entidades, a Montalbán con su término, ya que, según el documento, nunca había prestado tal servicio a Toledo. 

Este señorío comprendía Pueblade Montalbán, San Martín de Montalbán, El Carpio, Mesegar, Menasalbas, Gálvezy Jumela, sumando 50.000 ha. de extensión. El cuarto de los grandes señoríos toledanos, Fuensalida,  pertenecia al linaje Ayala; se formó desde 1445 adquiriendo lugares de la jurisdicción toledana y tomó su forma definitiva bajo el reinado de los Reyes Católicos, reuniendo cuatro poblaciones a- las villas de Fuensalida y Guadamur y los lugares de Huecas y Humanes- y una extensión que no llegaba a las 30.000 ha.


JUAN RAMÓN PALENCIA HERREJÓN 
DIRECCIÓN: DRA.. MARIA ASENJO GONZÁLEZ
http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/H/0/H0048501.pdf

jueves, 18 de enero de 2018

Los Nombres de los Molinos de Agua en nuestra tierra

Molino en el río Cubilar

Entre nuestras villas y lugares se extienden grandes zonas despobladas en las que solamente se localizan fuentes, labranzas, granjas y molinos, como lugares que tienen cierta frecuentación humana.

Es por ello que los molinos han dejado numerosas huellas en la toponimia. 

Podemos así localizar caminos de moledores, camino del molino, cuesta del molino, casa de la molinera, arroyo del cubo, arroyo del cubillo, arroyo Cubilar, camino de las aceñas, la aceñuela, el caz, arroyo de la presa, o del estanco, el molinillo, o la molineta, como términos que salpican con relativa frecuencia nuestra geografía.Molino de agua en el arroyo Saucedoso de Castillo de Bayuela



Los nombres de los molinos tienen su origen en circunstancias muy variadas como por ejemplo el entorno vegetal (molino de los Olivos, del Álamo, de la Chopera, de los Rebollos), en la cercanía de determinados accidentes topográficos (de la Garganta, de la Chorrera, del Risco) o en la situación del edificio con respecto al núcleo urbano más próximo ( molino de Arriba, de Abajo o de Enmedio).

Otras veces es la profesión de alguno de los antiguos dueños del artificio la que condiciona su denominación y encontramos por ello molinos del Sastre, de los Capitanes, del Cirujano o de los Sacristanes. 

También los títulos nobiliarios o instituciones religiosas con propiedad molinera condicionaron el nombre de muchos artificios ( del Conde, de las Monjas, de Santa Catalina, de la Capellanía, de Calatravilla). 

También puede ser que lleven simplemente el mote o el nombre de su último propietario (molino del Cojo, del Tuerto, molino de tío Ceferino, de doña Sol, de Peña, de Montoya, del Andariego).Molino del estanco, en la desembocadura de Riofrío en el Huso

La proximidad de determinados edificios o de ciertas obras públicas llevaron a asignar nombre a algunos molinos como los que se llaman del Puente, del Artificio, del Batán, del Barquillo etc. 

Las características de las construcciones molineras como el color, el tamaño o el tipo de receptor dieron origen a la denominación de molinos como los del Cubo, del Cubillo, Molinillo, Molineta, Aceñuela, molino Blanco y otros. 

La antigüedad de funcionamiento de unos ingenios con respecto a otros molinos cercanos se observa en nombres como el de molino Viejo, Nuevo, la Vieja.

Otros muchos ejemplares tomaban el nombre del paraje, de la finca o del mismo río sobre el que se asentaban ( Monteagudo, Corralejo, Bergonza, Estiviel, Espejel, Riolobos, Riofrío, de Uso)Molino de agua en el arroyo Pedrillán, cerca de Nombela

No vamos a enumerar por su denominación concreta a todos y cada uno de los molinos, ya que muchos de ellos han recibido varios apelativos a lo largo de su historia o bien mantienen nombre simultáneos, como por ejemplo el del dueño actual y el nombre tradicional.



También se da el caso, sobre todo en pequeños molinillos de arroyo, de que haya desaparecido ya el nombre del molino o se aplique genéricamente una denominación a todos los edificios molineros que se encuentran en un determinado paraje.

Todo ello generaría confusión por lo que he preferido nombrarlos por la inicial que representa a ese río o arroyo y el número de orden en la cuenca comenzando por el ejemplar que se encuentra situado más aguas arriba de la corriente.

Solamente señalo a los grandes molinos del Tajo con su nombre tradicional que, en general, por su significación histórica, se ha mantenido a lo largo de los años y hace difícil la confusión. Aún así, las plantas de los edificios sirven para identificar cada uno de los ejemplares y no confundirlos con los posibles ingenios que yo no haya localizado en este trabajo y puedan aparecer en estudios posteriores.

http://lamejortierradecastilla.com/los-nombres-de-los-molinos-de-agua/

miércoles, 17 de enero de 2018

Comarca de La Sisla en tierras de Toledo

Resultado de imagen de La Sisla
La Sisla, que se corresponde con la llamada Y Mesa Cristalina de Toledo”, forma parte de la unidad geográfica de los Montes de Toledo, pero se diferencia de Los Montes propiamente dichos porque puede ser considerada como un espacio de. transición entre la Cuenca del Tajo y las alineaciones montañosas del sur’.

La Sisla es una comarca de cuestas notablemente más pronunciadas que en La Sagra y presenta una progresiva altitud a medida que avanzamos hacia el sur, alejándonos del Tajo, y nos acercamos a Los Montes.

Como consecuencia de esta sensible inclinación general, esta comarcase halla surcadapor riachuelos y arroyos, de régimen pluvial, hoy a menudo secos, que discurren de sur (de Los Montes) a norte (al Tajo); corrientes de caudal siempre variable que de este a oeste,son las siguiente  Algodor,. Guazalete, La Rosa,. Guajaraz, Alpuébrega y Cubillo.



En los espacios interfluviales destacan algunas colinas -a veces de significativaaltitud, como es el caso de las sierras de Layos y de Nambroca- de una potencialidad estratégica extraordinaria, como se puede observar en los cerros donde se levantaron las  fortalezas de Almonacid y de Mora.

Resultado de imagen de La Sisla
El suelo sisleño es, en general, más. pobre que. el sagreño, debido en parte al mayor peijuicio causado por la acción erosiva, que ha podido actuar merced a la pérdida de la formación vegetal originaria y a la existencia de pendientes pronunciadas.

 Son característicos de esta comarca los suelos rojos que hoy, a pie de monte, dotan de una belleza extraordinaria al paisaje y presentan una gran aptitud para la explotación olivarera.

Sin embargo, las exigencias alimentarias del Medievo impulsaban el cultivo de cereales, de viñedo y de especies frutales, forzando una tierra de moderada capacidad productiva a la limitación del suelo se añaden una irregularidad del terreno que permite cierta facilidad para el encharcamiento de las hondonadas y la presencia de frecuentes formaciones pedregosas que dificultan las labores agrícolas.

Durante la Edad Media los lugares poblados que hemos localizado en La Sisla son los siguientes:

Villamuelas, Villanueva de Bogas, Manzaneque, Mora, Mascaraque, Orgaz, Casalgordo, Sonseca, Mazaranibroz, Ajofrmn, Chueca, Villaniinaya, Almonacid, Nambroca, Burguillos, Cobisa, Argés, Layos, Guadamur, Polán, Casasbuenas, Noez, Totanés-y Gálvez~.

JUAN RAMÓN PALENCIA HERREJÓN 
DIRECCIÓN: DRA.. MARIA ASENJO GONZÁLEZ
http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/H/0/H0048501.pdf

martes, 16 de enero de 2018

Capilla de Santa Leocadia, San Sebastian y Quinta Angustia de la Colegial de Talavera de la Reina

Cuadro de Santa Leocadia que preside la capilla del mismo nombre obra de Blas de Prado

La siguiente capilla del lado norte si seguimos hacia poniente desde la de los Samtos Mártires es la de Santa Leocadia. En ella es de destacar un buen retablo emparentado con los realizados por el Greco para Santo Domingo el Antiguo de Toledo, según el profesor Juan Nicolau. 

En la predela se representan en relieve algunas escenas del martirio de la santa y en la parte central se enmarca la mejor pintura que guarda la Colegial según el mismo autor y “pintura muy estimable” para el conde de Cedillo.

El autor es Blas de Prado, fue pintada en 1592 y está en su estilo muy influenciada por la corriente manierista. Tiene por motivo a la santa saliendo de su tumba y San Ildefonso cortando un fragmento de su velo en presencia de Recesvinto.

 El otro cuadrito de la parte superior del retablo representa a la Virgen y el Niño mientras unos ángeles la ofrecen unas rosas. Blas de Prado fue un pintor renacentista nacido en Camarena en 1545. 



Fue enviado por Felipe II a pintar en Marruecos unos retratos de la familia del sultán. Destacan entre sus obras una Virgen con el Niño y un retrato del venerable Alonso de Villegas, ambos en el Museo del Prado. Fue también autor de buenos bodegones y algunos ven en su estilo influencias rafaelistas.

También se encuentran en esta capilla dos cuadros de Tristán que representan a San José y a San Jerónimo, y que probablemente proceden del monasterio de Santa Catalina.Cuadro de San José obra de Tristán en la capilla de Santa Leocadia

Fundó esta capilla el canónigo Alonso de Paz en 1588 y en ella radicaba la Hermandad de la Purificación que ayudaba con «socorros y entierros» a los clérigos pobres de la villa y de fuera de ella. 

Tuvo también la función de capilla de la parroquia de Santa María propiamente dicha y por ello tenía anexa una pequeña dependencia que hacía las veces de sacristía. Hoy día se utiliza también también para decir en ella las misas de diario.

Es interesante otro retablo con una pintura de San José que parece se encontraba antes en la sacristía y es obra de Antonio Palomino sobre un buen altar de mármol. 

Este pintor de origen valenciano nació en 1655 y trabajó en Córdoba donde comenzó a trabajar haciendo copias. Marchó a Madrid en 1678 donde con el apoyo de Claudio Colello y Lucas Jordán fue nombrado pintor del rey en 1688. 

A partir de entonces realizó numerosas obras tanto en frescos como en lienzo escribiendo además imprescindibles obras sobre historiografía del arte español.San Jerónimo en una obra de Tristán que se encuentra en la capilla de Santa Leocadia

También se conserva una pintura de la Virgen del Sagrario. 

A finales del siglo XVIII el deán Bartolomé de Cisneros hizo pintar el recinto y colocar un retablo con la Virgen del Sagrario, siendo a su muerte enterrado en esta capilla que está cerrada por una gran reja renacentista y cuenta con un zócalo de azulejería talaverana del siglo XVII.

CAPILLA DE SAN SEBASTIÁN

Rejería con el escudo de en la capilla de San Sebastián

Iluminada por una gran ventana con buena reja que da a la Plaza del Pan se encuentra una capilla erigida por Hernando de Alonso, fundador también del Hospital de la Misericordia ( lo que hasta hace poco fue «Casa de Socorro», frente a la Colegial). 



Ésta que fue capilla bautismal con la pila donada por él mismo, sala capitular adornada con cerámica en la que se reunía el cabildo de los canónigos y capilla de San Sebastián, acabó convirtiéndose en la sala que alberga el rico archivo de este templo y de las demás parroquias talaveranas.

En ella se encuentran representados los apóstoles en 12 cuadros que proceden también del monasterio jerónimo y que se hallaban antes de su traslado aquí en la iglesia de El Salvador. 

 Se inspiran en grabados de Hendrick Goltzius de 1617.Capilla de San Sebastián con veijos documentos de l archivo de la colegial y cuadros representando a los apóstoles

Fotografía de la Colegial de la revista Blanco y negro en la que todavía se puede ver el coro con la capilla de la Quinta Angustia hoy desparecida

CAPILLA DE LA QUINTA ANGUSTIA

En el trascoro se instaló la capilla de la Quinta Angustia hoy desaparecida. Estuvo adornada con un grupo escultórico hispano flamenco del siglo XVI sobre el mismo tema que acabó en la capilla de San Juan Bautista, hoy dependencia de paso al claustro. 

La cámara que nos ocupa sirvió como enterramiento del primer marqués de Sofraga, miembro de los consejos de Estado y de Guerra de Felipe III, aunque su fundación también se debió a Hernando de Alonso, que además financió la construcción del púlpito. 

Este clérigo siempre ponía por armas en sus obras un libro, pues le gustaba decir que «las armas de un sacerdote no eran otras sino el breviario».El grupo escultórico de la Quinta Angustia que se ve en la foto anterior y que ahora está instalada en la capilla de entrada al claustro

http://lamejortierradecastilla.com/capilla-de-santa-leocadia-san-sebastian-y-quinta-angustia-en-la-colegial/

lunes, 15 de enero de 2018

La repoblación de Toledo bajo el reinado de Femando III

Resultado de imagen de Fernando III
Bajo el reinado de Femando III, las tierras cercanas al Tajo pudieron ser ocupadas más intensamente, ya sin temer los ataques musulmanes.

En esta época el área toledana que aún corria algún riesgo era la comarca de Los Montes,. tradicionalmente inhóspita; sin embargo, en. el siglo XIII recobró valor, debido a la posibilidad de vigilancia que ofrecían los riscos que dominaban sus puertos y la potencialidad económica de esta gran extensión rica en pastos naturales.

Bajo el arbitraje de Femando III se produjo una dura pugna por el dominio de Los Montes en la que participaron particulares, el arzobispo toledano Rodrigo Jiméner de Rada y la Ciudad de Toledo, que aparece por vez primera como agente repoblador. 

El mismo año de la muerte deAlfonso VII  su sucesor Enrique I decidió favorecer al Arzobispado de Toledo en la comarca monteña: el 6 de noviembre de 1214 donó a Rodrigo Jiménez de Rada, prelado toledano; estas tierras-virgenes; al día siguiente le entregó la villa de Pulgar, puerta de Los Montes Cinco años- más tarde, la Iglesia toledana completaría su presencia en la comarca con la compra de Peña Aguilera por parte del canónigo don Alfonso



Antes de 1222 arzobispo y la Iglesia toledana compraron al caballero Alfonso Téllez. varios castillos que éste había edificado en el territorio monteño: el de Dos Hermanas, junto a la actual población de Navahermosa, el de Malamoneda,. a orilla del río Cedena el de Muro, junto al Guadiana,, y el de Cedenilla”.

Resultado de imagen de montes de toledo El propio Jiménez de Rada había levantado otra fortaleza en la comarca, el castillo de Milagro, y había otorgado un fuero a los pobladores de su término.  


Asi pues, al comienzo del reinado de Femando III el arzobispo se había convertido en señor, prácticamente en exclusiva, de Los Montes; este hecho constituía un tremendo perjuicio para la Ciudad, que se veía así privada de un espacio de expansión natural al sur del Tajo y de una auténtica despensa de productos complementarios respecto a los que se obtenían en la llanura.

La Ciudad no estaba dispuesta a. admitir la pérdida de Los Montes y su presión sobre Femando III debió ser fuerte, tanto que en la última década de su reinado, en plena campaña de conquista del valle del Guadalquivir, el rey Santo tuvo que desarrollar una compleja operación que tenía como fin la entrega de Los Montes a la Ciudad y la compensación a la Iglesia con otras posesiones.

Resultado de imagen de montes de toledoEste último objetivo fue afrontado en primer lugar el 20 de abril de 1243 don Femando y la Iglesia toledana otorgaron una permuta de amplias dimensiones, tanto por el valor de su contenido como por eL ámbito geográfico-que ésta-abarcaba; el rey entregaba la villa de Amicel, ribereña del Tajo, con todo lo que contenía, y una importante posesión: la villa de Baza, en Andalucia, con sus castillos y sus aldeas,pero con un inconveniente de permanecer aún en poder de los musulmanes.

A cambio, el arzobispo entregaba todas sus posesiones monteñas: los castillos de Cedenilla, Dos Hernanas, Malamoneda y Muro, el castillo de Milagro y Pulgar y Peña Aguilera, todo con sus términos.



En esta permuta se detallan los términos de toda esta. comarca, ahora ya bien definida; partiendo del puerto de Alover, por la sierra, hasta el puerto de Orgaz, integrando todos los villares antiguos que se halla entre Milagro y el antiguo camino que conecta Toledo con Calatrava a través del puerto de Orgaz, integrando asimismo la aldea de Yébenes, Navas de Bennudo y la garganta de Balbulea; a. partir de esta garganta ,la linde continúa por el camino que pasa por Fuentes de Rabinat y llega al corral de Nuño.

Resultado de imagen de montes de toledoPor la otra parte, el limite transcurre desde el puerto de Alover, por la sierra,hasta el puerto de- Avellanar, y de Marchés hasta a río Estena; de éste en línea recta hasta la. hoz del Guadiana,y de éste hasta Abenójar. Cerca de tres años después de otorgar la pemuta, cuando el rey don Femando sitiaba la ciudad de Jaen. se completó la operación apuntada con la entrega de Los Montes a la Ciudad de Toledo.

El rey, necesitado de apoyos económicos y militares para lograr llevar a buen fin la toma de Jaen, vendió a Toledo la comarca monteña el 4 de enero de 1246 por el precio de 45.000 morabetines alfonsíes” pagados inmediatamente, como el propio monarca declaraba en la carta 69 de compraventa .

En el documento se expresa que se venden las posesiones que Fernando III obtuvo del arzobispo Jiménez de Rada, con los término a que más arriba se han indicado; pero además se detallan los lugares que condene esta comarca, que desde aquel momento se denominó “Montes de Toledo”: Pulgar, Peña Aguilera,-Dos Hermanas, Malamoneda, Cedenilla, Muro, Milagro, Torre de Foya Abrahem, Pefiaflor, Yébenes, San Andrés, Santa Maña de la Nava, Marjaliza, Navarredonda, Peña, Cíjara, Herrera y Alcocer,-reservando una tercera parte de este último territorio al maestre de Alcántara.

Con la compra de Los Montes en 1246 puede darse por concluido el período de repoblación de la Tierra de Toledo que hemos pretendido estudiar, un periodo en que el primer objetivo de los protagonistas -Monarquia, Ciudad Iglesia, particulares y órdenes militares- era ocupar, organizar y poner en explotación este territorio tomado al Islam, garantizando así su seguridad y funcionamiento.


JUAN RAMÓN PALENCIA HERREJÓN 
DIRECCIÓN: DRA.. MARIA ASENJO GONZÁLEZ
http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/H/0/H0048501.pdf

domingo, 14 de enero de 2018

Capilla de los Santos Mártires de la Colegial de Talavera de la Reina

Panel de azulejería de San Juan Evangelista por ser la primitiva advocación de la capilla

En el ábside lateral izquierdo se encuentra la capilla que en un principio estuvo bajo la advocación de San Juan Bautista según algunos autores, pero el santo representado en el altar en azulejería talaverana es San Juan Evangelista. 

Más tarde se dedicó a los Santos Mártires Vicente, Sabina y Cristeta, patrones de Talavera.

En ella puede observarse tras una reja la piedra en la que, según la tradición, permaneció de pie San Vicente, derritiéndose la roca y quedando marcados los pies y la punta de su báculo. 



Cuenta la leyenda que este hecho se produjo en el momento en que el santo talaverano comparecía ante Daciano en el pretorio romano que, también según la tradición, se localizaba en la plaza de San Esteban. 

Curiosamente, en la cueva de los Santos Mártires que se encuentra en la cumbre del cerro de San Vicente, su redescubridor Francisco de Raudona creyó ver la marca de las espaldas de los tres santos en tres concavidades que todavía pueden observarse en la piedra del lado derecho de la gruta.Piedra de San Vicente en la capilla de los Santos Mártires de la Colegial

Angel Deza ha publicado un documento del archivo municipal de Castillo de Bayuela en el que se relata cómo la piedra que hoy está en la capilla de la Colegial fue robada del santuario de El Piélago por un individuo probablemente pagado por el concejo talaverano. 

Recordemos que en la iglesia de Santiago el Nuevo existe otra piedra relacionada con el santo.

Francisco de Soto nos dice que «mucha parte de los gloriosos cuerpos de los Santos Mártires naturales de esta villa se trajeron a ella del monasterio de San Pedro de Arlanza en el 1638 y se colocaron en dicha capilla donde se encuentran en arca de plata». 

Todavía se custodian en el templo esas reliquias en su caja con los documentos que dan fe de las diferentes vicisitudes históricas sufridas por las mismas.Imágenes de los Santos Mártires en su capilla de la Colegial

En el siglo XVIII, al arruinarse la ermita de los Santos Mártires, las tres imágenes son trasladadas a esta capilla pero las que actualmente podemos contemplar son seguramente otras que por orden del ayuntamiento se esculpen con los seis mil reales obtenidos de la venta del solar y los sillares a don Manuel Montero Gaitán, no sin la oposición del pueblo talaverano.



Es de gran valor la cerámica del siglo XVI que adorna esta capilla con un medallón que representa su antigua advocación, San Juan con los Evangelios y el cáliz con la serpiente en las manos. Se trata de un magnífico frontal que intenta simular los tejidos que se utilizaban en la época para adornar los altares. 

Durante muchos siglos se alojaron aquí infinidad de reliquias de santos y mártires muy diversos que figuran enumerados en las Relaciones de Felipe II.Sepulcro de Jufre de Loaysa en la capilla de los Santos Mártires de la Colegial

Esta capilla de los Santos Mártires conserva además dos tesoros escultóricos funerarios del siglo XV. Se trata de dos magníficos sepulcros destinados a albergar los restos del linaje de los Loaysa. 

García Jufre de Loaysa fué sepultado en una urna de piedra negra que presenta elaborada decoración vegetal con alguna silueta femenina e inscripción en letra gótica que dice:«Aquí yaze el honrrado cavallero García Jufre de Loaysa fijo de Hernán Jufre de Loaysa que Dios haya. El cual finó a XXVI de henero año de nestro salvador jessuchristo de de M CCCCXXX Años». 

Los escudos frontales con las siete rosas del linaje de los Loaysa, así como los leones que soportan el sarcófago son de alabastro. Se encuentra el sepulcro depositado en el interior de un nicho enmarcado por dos columnas también negras. 

Como curiosidad, recordaré que para representar artísticamente a Talavera en la EXPO 92 se hizo un molde del frente del sepulcro y se expuso en el pabellón de Castilla-La Mancha.Sepulcro gótico de Jufre de Loaysa en la capilla de los Santos Mártires

Enfrente de éste se sitúa otro monumento funerario también encuadrado en la escultura de la escuela castellana del siglo XV. Consiste en un sarcófago que se apoya sobre leones pero que en este caso está completamente fabricado en alabastro. 

Así lo describe el Conde de Cedillo: «sobre la tapa descansa la estatua yacente, de tamaño natural de un joven guerrero que viste cota, arnés y manto; sujeta sobre sus manos una espada hoy rota.

Un bonete o pequeño gorro cubre su cabeza, poblada de melena. A los pies hay un paje en triste actitud reclinado sobre el yelmo». 

Parece que el caballero aquí enterrado era Francisco de Loaysa y, aunque se halla deteriorada la inscripción, sabemos por Fray Andrés de Torrejón que algunos de los escudos pertenecen a los Loaysas y los Carvajales. Otro muestra una cruz de Alcántara o de Calatrava y una inscripción dice: «Aquí yaze el cuerpo del noble cavallero Francisco de Loaysa fijo de Juan de Loaysa y de doña Leonor de Carvajal. dexó a esta yglesia la heredad de…». Miembros de esta familia enterrados en el suelo de la capilla fueron los padres de García Jufre. 

Álvaro y Pedro de Loaysa, ambos regidores de la villa, pero éste último trasladado más tarde a San Ginés por haber fundado este monasterio su hijo García de Loaysa, cardenal y arzobispo de Sevilla. Otro regidor, Pedro Girón, fue sepultado en esta capilla por ser su mujer, Inés de Loaysa, hermana de Pedro. 



También se enterraron aquí otros restos de la familia de los Meneses que luego se trasladaron a su capilla del monasterio de Santa Catalina. Juan de Cerezuela era hijo del Arzobispo de Toledo del mismo nombre y casó con doña Teresa Meneses, llegando a ser alcalde mayor de la villa y depositándose sus restos también en esta capilla.

De algunos de estos enterramientos no queda resto alguno.Tabla gótica fragmento de un retablo, que representa a Santa Bárbara y que parece obra de la escuela de Juan de Borgoña. Hay otras dos tablas del mismo retablo que habrían estado anteriormente en la capilla de San Juan Bautista, que yo creo es diferente a ésta.

Otros elementos de interés en esta capilla son un relieve del bautismo de Cristo de finales del siglo XV y de la escuela flamenca enmarcado en una moldura gótica, una predela que tal vez es parte de un antiguo retablo y donde está pintado el martirio de San Juan en una caldera de aceite hirviendo, obra de finales del siglo XVI y una pintura de Santa Teresa de cierta calidad.

http://lamejortierradecastilla.com/la-capilla-de-los-santos-martires-de-la-colegial/

sábado, 13 de enero de 2018

Barrio de San Justo, Toledo

Quien desee ver un hermoso hallazgo arquitectónico, realizado y pulimentado por el celoso cura párroco D. Clemente Ballesteros, acuda a la iglesia de San Justo y Pastor, que se encuentra casi al extremo de la calle de la Tripería. En la sacristía de esa parroquia, admíranse las bellezas de aquellos alfarges arábigos tan raros y tan delicados; las labores de su inimitable gusto.


Por toda aquella barriada, tirando hacia el río, pueden saborearse multitud de detalles preciosos, en ferretería, ornamentación y traza; pero quien guste de admirar filigranas de arquitectura, de adorno y decorado, madrugue un poco y recorra en cuanto se lo permitan, el recinto de San Juan de la Penitencia, San Lorenzo, la Concepción Benita, Casa de Munarriz, San Pablo, San Lucas... y para que nada falte, la hermosísima puerta del Colegio de Infantes, instituído por el Cardenal Silíceo.

José Ibáñez Marín. Recuerdos de Toledo (1893) 




























http://miratoledo.blogspot.com.es/2018/01/barrio-de-san-justo.html

Si te ha gustado este artículo, por favor, dale a "Me Gusta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...